Evento: Ludo Ergo Sum 2016, al sur de Madrid

Este fin de semana nos hemos animado a ir a la jornadas Ludo Ergo Sum 2016, que se celebraban en un polideportivo de Alcorcón. Por motivos de trabajo, no hemos podido ir mas que el sábado por la tarde, pero lo hemos pasado bien.

Al llegar al lugar, vimos un ambiente bastante animado y una organización bastante clara. La mesa de inscripción a la entrada, para recoger las credenciales, y el mercadillo, las inscripciones a partidas y demás, al entrar a la derecha. Había stands de numerosas tiendas alrededor de las mesas de juego y oportunidad de visitar los de algunas editoriales, para adentrarse en sus novedades y repasar sus ya conocidos juegos.

 

Ludo Ergo Sum 2016. Pabellón.
Al ser un evento de carácter benéfico, procuramos participar en lo que pudimos: llevamos alimentos, jugamos a lanzar los dados, gastamos en el bar y compramos papeletas para el sorteo.
Estas jornadas son una buena oportunidad para ver gente que ya conoces, gente que conoces solo virtualmente, conocer nuevas personas, conocer nuevos juegos o jugar en grupo a juegos que ya conoces. Sobre todo, pasar un rato divertido.
Nosotros, como llegamos un poco justos de tiempo, fuimos a apuntarnos a alguna partida de rol. Llevábamos la idea de probar “Campeones de Verne” y nos apuntamos, ya que aún quedaban un par de sitios libres en la partida. La temática del juego nos gustó mucho, nos pareció una mecánica sencilla y los personajes geniales, todos sacados de varias novelas de Julio Verne. En la partida estaba Fogg y Auda (La vuelta al mundo en 80 días), Strogoff (Miguel Strogoff), Axel (Viaje al centro de la tierra) y Nemo (20.000 leguas de viaje submarino). Nuestra misión era custodiar a un personaje famoso de un lugar de Europa a otro. Todo esto pinta muy bien, pero… aunque el juego nos gustó, no tanto la partida. Quizás el master estaba cansado, quizás no lo llevaba muy preparado, pero nos costaba mucho meternos en situación y poder interpretar a nuestros personajes. No parecía una cosa solo nuestra, porque el resto de jugadores trataban de participar en la historia también sin mucho éxito. Por ahora vamos a ser “prudentes” con este juego y esperar a conocer algo más de la publicación.

 

Ludo Ergo Sum 2016. Rol.
Tras la partida, debido al asfixiante calor que había, decidimos recorrer un poco los puestos de las tiendas y saludar a gente que conocemos, física o virtualmente (no podríamos enumerarlos a todos, pero siempre nos gustan estos reencuentros). También conocimos gente nueva como José Luis, con el que charlamos encantados un buen rato, o Julius L. Fairfax, con quien cambiamos impresiones de rol.
Recorrimos las tiendas comprando “Bajo las pirámides” (expansión de Eldritch Horror), “Las brumas de Castrohiel” (expansión de Descent), “Android: Mainframe”, “Caida libre” (novela basada en el universo Android Netrunner) y “La guía de la confederación” (guía para Steam States). Por otro lado, nos regalaron un mini-juego de “Dobble” y el juego “Dice Diving”. Así que, no volvimos a casa con las manos vacías.

 

Ludo Ergo Sum 2016. Juegos.

Tras esto, miramos un poco el estado de las mesas, para quizás unirnos a un nuevo grupo de gente y compartir una partida a algo. Pero parecía que todas las mesas se formaban con grupos de amigos ya hechos y el calor no invitaba mucho a estar dando vueltas como pollo sin cabeza. Finalmente decidimos irnos y dar por terminada nuestra tarde lúdica fuera de casa.
Quisiéramos felicitar a la organización por el trabajo realizado, porque no es nada fácil hacer lo que han hecho. Han debido invertir mucha vida personal y han debido pasar momentos de estrés, aunque siempre tienen el agradecimiento de los que asistimos con gusto. Muy buenos detalles, el personalizar las tarjetas de entrada con los nombres, sin duda las guardaremos, y el pasar por entre las mesas con un carrito con bebidas, para no tener que interrumpir las partidas por el calor.
Como sugerenciaLudo Ergo Sum 2016. Entradas.Ludo Ergo Sum 2016. Entradas.… no, no voy a hablar del calor (la organización no puede  controlar el tiempo que hace). Lo único es que puede parecer que si no vas con un grupo de amigos o en pareja, te puedes quedar colgado para jugar. Si te quieres acercar en solitario a las jornadas no veo que puedas integrarte mucho. Quizás los voluntarios/organizadores podrían preguntar o animar a la gente para unirse a partidas que vayan a empezar. Pero esto no es una crítica, si no una sugerencia de mejora, bajo nuestra opinión.

Hasta aquí nuestra crónica del Ludo Ergo Sum 2016. Este evento se ha ganado un lugar en nuestra agenda del año que viene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.