Reseña de Gloom… la felicidad a costa de la desdicha de tu familia

Hoy os traemos la reseña de Gloom.Reseña de Gloom, la caja del juego.Gloom es un juego editado en nuestro idioma por Edge Entertainment. Estamos ante un juego de cartas ciertamente peculiar, pues el objetivo de los jugadores es, que las familias que controlan sean las más desdichadas posibles. Un juego de dos a cuatro jugadores y de duración modulable. Como estandar se entiende que la partida son unos 60 minutos, pero esto depende del número de personajes con los que se juegue.

Reseña de Gloom, la calidad del juego.

Cuando decimos que Gloom es un juego de cartas, es que es un juego enteramente de cartas. No hay fichas, no hay tokens, solo hay cartas. Bueno, también podemos encontrar una cuartilla con las instrucciones para aprender a jugar.

Estamos ante un juego con unas cartas peculiares. Normalmente, las cartas suelen ser de alguna variante de cartulina de mayor o menor resistencia en función del juego y del fabricante. En este caso las cartas son de plástico, de plástico transparente. Son así porque las propias mecánicas del juego se basan en esa transparencia de las cartas.

Desde el punto de vista de la calidad, las cartas están geniales. Son agradables al tacto, resistentes pero flexibles. Como son de plástico tienen una gran ventaja y es que no tiene sentido enfundarlas.

Reseña de Gloom, la prepración y la partida.

La preparación de la partida es realmente sencilla y rápida. Solo hay que preparar el mazo de robo y que cada jugador elija los personajes de la familia con la que quiere jugar. Esto último quizás pueda ser lo que más se alargue. Bien puede ser  que algún jugador no consigue decidirse a la hora de elegir personajes.

A la hora de escoger el número de personajes es cuando podemos modular la duración de la partida. Con cuantos menos personajes por jugador se elija jugar más corta se hará la partida.

Para ganar en una partida de Gloom tienes que conseguir que los integrantes de tu familia mueran siendo lo más desdichados posibles. Los personajes tiene un indicador de autoestima. Este valor es lo que hay que ir modificando a lo largo de la partida. Claro está que hay que ir modificándolo acorde con nuestros siniestros objetivos. Si recordáis, os hemos comentado más arriba que las cartas son transparentes. Esto es así porque iremos colocando cartas encima de los personajes que estén en juego. Las cartas que vamos colocando encima tienen modificadores negativos y/o positivos que modifican el valor de autoestima del personaje sobre el que se colocan. Tendremos que intentar colocar sobre nuestros personajes las cartas que hagan que su autoestima baje todo lo posible. Por otro lado, con nuestros rivales, intentaremos hacer lo contrario. Vamos, que nos esforzaremos por hacer felices a los personajes de los rivales.

Para poder puntuar hay que matar al personaje, para eso existen unas cartas denominadas, cartas de muerte prematura. Hay que intentar matar a nuestros personajes cuando tengan la autoestima más baja y todo lo contrario con los personajes del resto de jugadores.

Dos formas de jugarlo.

A Gloom se puede jugar de dos maneras. Aplicando las mecánicas y ya está, o creando historias. El propio manual especifica que se debería hacer un esfuerzo para crear esas historias. ¿Esto que significa? Cada carta de modificadores tiene abajo un pequeño texto sobre qué le pasa al personaje. La gracia reside en ir teniendo en cuenta esos textos para inventar una historia sobre cómo es que al personaje le pasa eso. Esto lo haremos cada vez que vayamos a jugar una carta sobre algún personaje. Obviamente, las historias no deben ser largas, sino algo sencillo que explique por qué el personaje pierde o gana su autoestima. Cuando llevas un par de rondas jugadas, puedes empezar a tener en cuenta en tus historias lo que otros jugadores han contado sobre el personaje. Al final resultan unas historias rocambolescas y divertidas.

Reseña de Gloom. Nuestra opinión.

Bueno y, ¿qué nos ha parecido el juego? Nos ha gustado. Hay que señalar que nosotros siempre lo jugamos inventando las historias, nos parece más divertido así. Aunque esto puede ser una simple cuestión de gustos. La verdad es que jugándolo así, creando las historias de lo que les van pasado a los personajes hace que al final lo importante no sea ganar o perder, sino reírte con las rocambolescas y extrañas vidas que entre todos los jugadores han creado para los personajes.

Un factor que nos gusta del juego es la posibilidad de modular la duración de la partida. Cómo ya mencionamos más arriba, la duración de la partida depende de la cantidad de personajes que estén en juego. Si no se dispone de mucho tiempo se puede jugar con muy pocos personajes para acortar la duración de la partida. Esto hace de Gloom un juego algo versátil. Tan fácilmente puede durarte una hora como mucho menos. Lo puedes convertir en un filler si el tiempo apremia. Esto ayuda a que siempre haya un hueco para sacarlo a mesa.

Si te gusta crear historias, si quieres regodearte en la desdicha para vencer así a tus oponentes, posiblemente Gloom vaya a cumplir tus expectativas.

Hasta aquí nuestra reseña de Gloom. Vamos a ver si no tardamos mucho en probar una de sus nuevas implementaciones para poder hablaros de ella por aquí. Sí, como no podía ser de otra manera, nos estamos refiriendo a Cthulhu Gloom.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.