Entre monstruos y héroes… reseña de London After Midnight

Hoy os traemos nuestra reseña de London After Midnight. El juego nos ofrece, el antagonismo por antonomasia, monstruos contra héroes. Unos representan nuestras peores pesadillas, y los otros, nuestras más nobles aspiraciones. Al menos eso era antes, hasta que el antihéroe se puso de moda, es decir, ese personaje que es el héroe pero con defectos, no es un ideal perfecto, sino algo más humanizado.

Sea como fuere, la famosa batalla entre el bien y el mal, ha tenido, tiene y seguramente tendrá, multitud de representaciones. Tema que, como discípulos del profesor Armitage, no podemos dejar de estudiar e investigar. Así que, entre la lectura del Necronomicón y algunos textos científicos hemos aprovechado para dar un vistazo a London After Midnight, un juego editado en por Gen X Games.  

Comencemos, sin  más dilación, con nuestra reseña de London After Midnight:

Reseña de London After Midnight: perspectiva general del juego

London After Midnight es un juego de cartas, muy ligero y que la duración de una partida lleva pocos minutos. A este tipo de juegos se les suele conocer como filler. Lo que nos propone este London After Midnight, es que llenemos las calles de nuestro vecindario, ubicado en Londres, con los personajes de la facción a la que pertenecemos. Como ya habréis deducido hay dos facciones en el juego. Los monstruos, integrados por el hombre lobo, la momia, el mítico Drácula, etc. y héroes, tales como el Dr. Van Helsing, Lupin, el clásico joven aventurero y apuesto, e incluso una damisela en apuros, resumiendo, tenemos todos los clásicos en la baraja.

Durante el turno cada jugador puede hacer una de las dos acciones disponibles; jugar una carta. Esto es, bajarla de tu mano a tu vecindario (que es la zona de la mesa que tienes en frente de ti) o robar una carta del mazo de robo, la única excepción es que si tienes 3 cartas en la mano entonces tienes que jugar sí o sí, una de las cartas de tu mano y no puedes robar una nueva.

Al jugar una carta la colocas en tu vecindario y realizas la acción de la carta. Hay acciones que no son obligatorias y otras que sí. Esto viene claramente indicado en el texto de la carta. Si en la carta pone “Puedes…” significa, obviamente, que puedes realizar la acción o no, y por lo tanto esa acción es opcional. Como se puede observar el juego es bien sencillo. Las reglas tiene algún detalle más, pero ese es el corazón del juego.

Reseña de London After Midnight: preparación y calidad

Preparación: se podría decir que inexistente, como buen filler y juego rápido preparar una partida solo lleva unos segundos. Se reparten las cartas de facción al azar entre los jugadores. Luego se reparte una carta a cada jugador. El resto es el mazo de robo y la primera carta del mismo se descarta. Listo, ya se puede empezar la partida.

Calidad: las cartas están bien de calidad, lo que viene siendo el estándar habitual. Lo que hay que resaltar es el aspecto gráfico de las cartas. Tanto el diseño, como las ilustraciones, son sencillamente geniales. Todo el juego tiene una estética buenísima, un 10 para los diseñadores gráficos y artistas que se han encargado de ello. Podéis darle un vistazo al contenido de la caja en el unboxing que hicimos el otro día.

El juego viene en tres idiomas; inglés, español y alemán. Lo cual está muy bien ya que si alguien está aprendiendo alguno de estos idiomas puede usar el juego para seguir practicando. Ahora bien, hay que señalar que se nota que el diseño principal del juego es en inglés y lo han adaptado a los otros idiomas. Se nota porque no se ha traducido todo, como el nombre de algunos personajes. No es que sea un problema pero si no se tiene ni idea de inglés puede que al jugador le resulte incómodo ese detalle.

Reseña de London After Midnight: opinión

reseña de London After MidnightOpinión: una partida al juego es muy breve como cabría esperar de un filler. El juego es divertido pero tiene algún punto débil. La carta de facción se debe mantener oculta, es decir, tú sabrás si estás del lado de los héroes o de los monstruos, y en teoría puedes jugar al engaño con el resto. Pero la verdad es que no da lugar a poder engañar mucho. Al menos con 2 y 3 jugadores, que es con los que hemos probado el juego.

Para ganar tienes que tener más puntos que los demás. Esto se consigue teniendo en tu vecindario el mayor número posible de personajes de tu facción. Así que para jugar al engaño vas a tener que poner en tu vecindario personajes de la otra facción. El número de rondas está limitado al tamaño del mazo de robo, y a más jugadores menos rondas. Así pues tendrás menos tiempo de maniobra para al final intentar que en tu vecindario haya más personajes de tu facción y así poder puntuar e intentar ganar.

La verdad es que las veces que intentas engañar, acabas perdiendo. Sale más rentable ir directamente a llenar tu vecindario de los personajes que te convienen. Quizás con más jugadores la cosa cambia y la treta del engaño sea rentable. A dos o tres no parece que dicha táctica sea muy rentable. Por lo tanto mantener la facción oculta no acaba aportando gran cosa al juego.

A pesar de lo comentado el juego resulta entretenido, y en cuanto dominas las mecánicas, que son sencillísimas, puede resultar frenético de ritmo, pudiendo jugar varias partidas seguidas, de hecho, quizás sea así como tiene más gracia, jugar al mejor de 5 o algo por el estilo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.