Reseña de Pandemia Legacy, el pánico invade nuestro mundo

Bueno, ya sabemos que esto no va a gustar a mucha gente, nuestra reseña de Pandemia legacy. Son muchos los que hablan de las maravillas de este juego. Sin embargo, a nosotros, no nos gusta este famoso juego de Devir.

 ⇒ Calidad:

La calidad de los componentes es buena. No hay miniaturas, si no peones de plástico de colores y pequeños cubos de colores que representan diversos virus, todo de buena calidad. Tiene cartas y fichas de personajes de un grosor e ilustraciones buenas. Y, como no, adhesivos varios, cajitas de cartón y demás componentes legacy que encajan muy bien en el juego.

 ⇒ Preparación:

La preparación varía según avanza la campaña, pero como hemos guardado aparte los componentes del último mes de campaña, es bastante fácil retomar la partida. No lleva demasiado tiempo.

 ⇒ Juego:

Como ya hemos mencionado, habíamos oído o leído maravillas de este juego, gente que es muy fan. Decidimos que podíamos probarlo, un juego con la base del Pandemia, pero con la mecánica del legacy.  Un juego dedicado a la propagación de virus por el mundo representaba un reto que nos podría gustar, cambiando a nuestros investigadores habituales por científicos en busca de las curas necesarias. Otro reclamo para nosotros fue el modo campaña, que siempre nos atrae. Y, como último reclamo, un juego con mecánica legacy, algo también novedoso.

 El primer mes iba la cosa bastante bien, pero según iba avanzando nos iba resultando más difícil meternos en la partida. No entendíamos porque había pánico en ciudades donde no había ni una sola infección. Puede parecer una tontería, pero esas pequeñas cosas nos generan preguntas que nos hace abstraernos del juego.

En definitiva, un juego que aún tenemos a mitad de campaña porque nos da pereza acabarlo. Está claro que no decimos que sea un mal juego, pero no es un juego que no haya enganchado a nosotros y no nos planteamos siquiera obtener cualquier otro Pandemia.

 Pero si quieres saber más de esta reseña de Pandemia legacy, te lo contamos aquí:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *