Reseña de Warhammer Quest, es tiempo de héroes

Aquí os traemos nuestra Reseña de Warhammer Quest (juego de cartas). Con las últimas noticias de la separación de Fantasy Flight Games y Games Workshop el juego ha quedado abandonado. Pero estamos de enhorabuena ya que va a salir una versión del mismo pero ambientado en el mundo de Mennara; Héroes de Terrinoth. Sea como sea, Warhammer Quest ha demostrado por si mismo ser un juego que merece la pena.

Vamos a dividir la reseña en tres partes. Primero os hablaremos de la calidad de los componentes del juego y de si la preparación de la partida es complicada o no. Después os contaremos cómo es la experiencia de juego. Por último, os daremos nuestra opinión sobre el juego.

No olvidéis suscribiros al canal de youtube para ser los primeros en descubrir las partidas, reseñas, etc. que vamos haciendo. Y ahora sí, vamos al grano con la reseña de Warhammer Quest.

Reseña de Warhammer Quest. La calidad del juego.

Los componentes del juego son: las cartas, los tokens y los dados. Las cartas son de buena calidad y con un arte espectacular que evoca a la perfección la atmósfera del mundo antiguo de Warhammer. Los tokens son de la calidad acostumbrada en Fantasy Flight Games, de un cartón grueso y muy fáciles de destroquelar.

Por último, los dados. Son dados de seis caras pero son personalizados, es decir, que tienen sus propios iconos. Son de un tamaño bueno, y los iconos de las caras son nitidos y claros, se identifican rápidamente de un vistazo. Vienen en dos colores, negros y blancos. Los negros son los que usan las fuerzs del mal y los blancos los correspondientes a los héroes.

En cuanto a la preparación de la partida se puede decir que no es complicada. Hay que sacar y preparar los diferentes mazos, los que más trabajo llevan son el de enemigos y el de localizaciones. Que cartas hay que usar para formar dichos mazos viene explicado en la hoja de la aventua. La preparación total de la partida no debería llevar más de 10 minutos.

Reseña de Warhammer Quest. La experiencia de juego.

Sobre estas líneas podéis ver al completo la campaña que trae el juego. La mejor forma de definir una partida a Warhammer Quest es como divertida y difícil. Temáticamente el juego funciona muy bien, y durante las partidas llegas a sentirte como si estuvieras explorando esas mazmorras. Pero al mismo tiempo la dificultad del juego es alta. Con que la dificultad es alta queremos decir que conseguir ganar es ciertamente complicado, al menos, usando solo dos héroes.

Warhammer Quest presenta algunas mecánicas interesantes. Una de ellas es como se despliegan los enemigos. Cuando entras en una localización hay enemigos que se enfrentarán directamente a los héreos, pero otros, en función de la localización, se quedarán en las sombras. Los jugadores saben cuantos enemigos hay en las sombras pero desconocen que tipo excato de enemigo son. Una representación perfecta de tener a los enemigos en la sombra, sabes que están ahí, pero no sabes que o quienes son.

La estrucutra de la ronda en Warhammer Quest.

La ronda se divide en tres fases, la fase de héroes es donde los jugadores utilizan sus cartas de activación, ya sea para atacar, explorar, apoyar o descansar. Luego viene la fase de enemigos donde los enemigos se activan. Para ello se resuelven las cartas de los enemigos que es donde se describen las acciones que llevarán acabo. Por último, viene la fase de peligro, donde se avanza en la hoja de la aventura y se resuelven los efectos que correspondan en función del momento de la aventura en la que nos encontramos. Normalmente estos efectos son principalmente perniciosos para los héreos.

La dificultad de la campaña es alta. Una vez que se pierde una partida conseguir progresar y tener éxito más adelante se va haciendo más y más complicado. Con dos héreos, una vez que eres derrotado en una aventura todo se va complicando y es difícil enderezar la situación.

Reseña de Warhammer Quest. Opinión.

Llegamos al final de esta reseña de Warhammer Quest. El juego nos ha gustado, nos ha gustado mucho. Las ilustraciones de las cartas y tokens, ayudan a meterte en la temática. Las mecánicas ayudan mucho a sentirte perdido en una mazmorra que estás explorando. La dificultad sí, es alta, pero la verdad es que la experiencia de juego merece la pena, resulta divertido y trepidante. Tienes que gestionar con cabeza tus cartas de activación, y tener en cuenta que es lo que van a hacer los demás. Es un juego muy cooperativo, es decir, el éxito depende de que el grupo actue al unísono como una sola entidad, la coordinación de las acciones puede ser la clave del éxito.


Hasta aquí esta reseña de Warhammer Quest. Un juego que como hemos dicho nos ha encantado. Ahora nos tocará esperar a que llegue a nuestras manos la nueva versión ambienta en Terrinoth.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.